«

»

jul 01

Tres no son multitud

David y yo estábamos tumbados al sofá haciendo zapping, aburridos, el sábado por la tarde. A pesar de vivir en una grande ciudad como Barcelona, no sabíamos qué hacer. Allí tumbados nos pusimos a navegar por la red. Empezamos con vídeos graciosos de caídas hasta llegar a vídeos eróticos…

Nuestro interés por el tema crecía, llegamos a una página de putas Barcelona en la que se veían personas disfrutando de auténtico placer. Los dos nos pusimos a tono con un vídeo de un trío de dos chicas y un chico.

putas-barcelonaMientras mirábamos el vídeo, David empezó a lamerme mi zona íntima. Era una sensación muy excitante, estimulante, algo diferente. La verdad es que tuve un buen orgasmo. Tras terminar, me agache para hacerle una buena felación, tenía más ganas que nunca de comersela entera. Le comenté que me gustaría probar un trío de verdad y, tras su cara de asombro, se entusiasmó con la idea. Debíamos buscar a otra chica.

Llamamos a un servicio de escorts preguntando por el servicio, éramos novatos y se notaba, nos contestaron a todas las preguntas. Yo quería algo muy excitante por lo que llegamos a un buen acuerdo, en treinta minutos tendríamos el mejor sábado en mucho tiempo.

trío-en-BarcelonaYo bajé a la calle para ver llegar a al escort, la idea de pillar a mi marido con otra me ponía muy caliente. Allí estaba, una rubia con cara de viciosa, sumamente atractiva, con un vestido de escándalo que marcaba sus buenos pechos y resaltaba sus largas piernas. La prostituta de lujo era perfecta para hacer un trió con una chica sumisa, algo que quería a toda costa.

Dejé que pasaran quince minutos desde que ella entró y subí, abrí la puerta de nuestra casa y escuché ruidos típicos de sexo. Entré en nuestra habitación y allí estaba David, dándole fuerte como si fuera un perrito. Me quedé unos segundos contemplando la escena, era momento de entrar en juego, me estaba poniendo muy cachonda.

La explosiva escort se sorprendió al verme, hizo muy bien su papel, su cara de susto me ponía más a tono. “Continuad pedazos de cabrones” le dije, por lo que la rubia me miró con cara de incredulidad y David volvió a darle aún más fuerte. La muy cerda me miraba mientra chillaba, la expresión más perfecta que he visto nunca.

“Te gusta que mi novio de folle ¿verdad?” le pregunté susurrándole al oído. “Joder perdona, no sabía que tenía novia, de verdad que no”, yo no podía más. “Haré lo que sea” dijo la escort. La situación era perfecta. “Tendré que castigarte” le grité.

escort-sumisaMe quité el tanga y se lo puse en la boca. “Parece que tenemos una putita para nosotros” comenté en voz alta, a lo que ella asintió gritando. “Bien perrita, espero que sepas lamer bien a tus dueños”, por lo que me tumbé y le obligué a que me comiera el coño mientras David le daba cada vez más fuerte, los dos estábamos a mil. David le pegaba cachetes y le ordenaba que me lo comiera todo. La verdad es que la chica lo hacía espectacular, provocándome unos cuantos orgasmos hasta correrme tanto que le mojé toda la cara. Estaba todavía muy, pero que muy cachonda, por lo que le pedí a David que se corriera en nuestras caras, algo que los tres disfrutamos, hacía tiempo que no se corría así. Dios, espectacular, una experiencia sado a la vez que un trío que no descarto volver a repetir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>