«

»

jun 14

Mamá, quiero ser escort

Este es, seguramente, una de las peores frases que puede oír una madre. Ser escort es ser una profesional del placer, una chica de compañía que es capaz de despertar todos los sentidos. Belleza, lujo y discreción son tres conceptos que se funden cuando hablamos de escorts.

 

Ser escort es algo más que ser una de esas putas madrid, se trata de ser una profesional del lujo, del placer y del erótismo. No sabemos si te has planteado ser escort, cada uno es libre de hacer lo que quiera, pero es importante saber los riesgos y tener las precauciones necesarias para trabajar en este sector.

 

No tener precaución y no marcar límites puede conllevar riesgos para la salud, tanto para la escort como para el cliente. Cuando se habla de los riesgos que puede tener una escort en sus prácticas sexuales, no sólo hablamos de las típicas prácticas de riesgo de cualquier trabajo, hablamos del riesgo de contagiarse con alguna enfermedad de transmisión o de coger cualquier infección. Riesgos que pueden surgir con relaciones con tu pareja.

 

Por ello, si se quiere ser escort se debe tener toda la información y asumir que son prácticas peligrosas y con muchos riesgos. ¿Cómo minimizarlas al máximo? Os comentamos algunas prácticas que harán que sea un trabajo más seguro:

shutterstock-sexy-couple

 

La higiene del cliente

La higiene es uno de los factores a tener más en cuenta. Antes de practicar cualquier tipo relación sexual pactada, se suele lavar al cliente ya sea con un bidet o, lo ideal, mediante una ducha completa. Aunque es cierto que una ducha no evita enfermedades, mejora la higiene y permite detectar algunos síntomas de una enfermedad. En muchos lugares que ofrecen el servicio de escorts, viene incluida una ducha erótica en la tarifa, consiguiendo también un momento de intimidad.

 

Marcar los límites

Antes de empezar la relación con el cliente, deben estar claras las prácticas sexuales que se está dispuesta a realizar para conseguir la mayor comodidad. De hecho, ofrecer servicios en el que no se está de manera cómoda sólo hace que empeorar el servicio y crear una mala experiencia tanto para el cliente como para la escort.

 

El respeto del cliente

Respetar y ser respetada. Es básico que antes de un servicio se llegue a un acuerdo claro y discreto. No se deben permitir cambios en los servicios o que hablen mal a la escort o que comparen ésta con otras compañeras. El precio, el tiempo y los servicios están pactados y no se pueden regatear.

 

La seguridad de la escort

Es cierto que en la mayoría de casos todo sucede sin incidentes, pero hay que tener en mente unas consignas de seguridad ya que a veces puede pasar algo que puede poner en peligro la seguridad de la escort. Es importante conocer el lugar, estar pendiente de lo que hace el cliente, llevar el teléfono encima y no llevar objetos de valor. Es muy importante que alguien sepa donde está la chica en cada momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>