«

»

ago 28

Adorando mi cuerpo desnudo

 

ser-escort-barcelona

 

Trabajar en la industria escort  en ocasiones es muy divertida. No solo tenemos algunas experiencias sexuales increíbles como puta en una ciudad tan multicultural como es Barcelona, también conocemos gente muy interesante.

A mis 22 añitos, intento siempre dar lo mejor de mí misma, lo que hace que muchas veces los clientes también me dan lo mejor de ellos. Cuando no trabajo, tengo mucho tiempo libre, en el cual, aparte de darme mis caprichos y cuidados para estar siempre estupenda, creo que he terminado sucumbiendo a adorar mi propio cuerpo desnudo.

Me encanta estar en casa desnuda, da igual que esté cocinando, viendo la televisión. Sin temor a equivocarme, creo que el 90% del tiempo estoy en mi casa como Dios me trajo al mundo. Algunas veces termino recurriendo a los juguetes cuando me veo en los varios espejos que tiene mi casa.

Soy muy flexible, todo debido a que hice ballet durante muchos años. Esto hace que pueda disfrutar y hacer gozar a mis clientes. Poder controlar mi cuerpo y adoptar posturas que quizás ellos solo han visto en las películas es algo que les pone terriblemente cachondos, aún más cuando pueden follarme mientras son capaz de poner mis piernas alrededor de mi cuello.

Me encanta sentirme mojada cuando les noto que realmente disfrutan atravesándome, adoro sentir que he conseguido poner su sexo tan duro como nunca ellos pensaron que se podían poner. Me encanta gemir y hacer ruido, decir cosas al oído y que me las digan a mí, no puedo evitarlo.

Al final terminas sabiendo que es lo que tienes que hacer, aunque en algunas ocasiones el cliente te puede sorprender y realmente llevarte ante caminos que ni tu misma has recorrido. La dominación también la adoro y en ocasiones he llegado a probar, tanto su vertiente activa como la pasiva, supongo que estoy en un momento en el que todavía no me he decidido por cual apostar.

Mi última experiencia fue un trio con dos hombres que eran amigos de Badalona, fue tremendo, eran dos culturistas que realmente me dejaron “seca”, mucho y buen sexo, no solo salvaje, también fueron muy dulces, y desde luego que la doble penetración es un placer que una vez la controlas te hace sentirte en un paraíso donde te gustaría estar siempre.

¿Qué haríamos sin sexo? En mi caso la vida sería muy aburrida ¿y en la vuestra?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>